¿EN QUÉ PACIENTES ESTÁ INDICADO UN TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO?

El tratamiento homeopático está indicado en cualquier persona viva, es decir, que tenga energía vital en funcionamiento donde pueda actuar el remedio homeopático.

Esto indica que se puede tratar cualquier patología, aunque no todo es curable con Homeopatía. El pronóstico del paciente no lo va a dar el nombre de la enfermedad que presente, sino la vitalidad o la energía vital que tenga dicho paciente.

 

¿QUÉ ES LA ENERGÍA VITAL QUE DICEN QUE ESTIMULA EL MEDICAMENTO HOMEOPÁTICO Y QUE PROVOCA LA CURACIÓN? :

La ENERGÍA VITAL es aquella que “anima” al organismo viviente. Por mucho que diseccionemos un organismo, por mucho que estudiemos con detalle el funcionamiento de la última de sus células no la vamos a encontrar, pero siempre detrás del mecanismo íntimo de funcionamiento de cada uno de las células está la pregunta: ¿y por qué funciona así?.

El científico que tiene un concepto materialista de la vida, llega un punto en el que tiene que aceptar “porque sí”, o pensar que aún tiene que seguir subdividiendo la materia hasta encontrar la última causa de funcionamiento. Ya lo dijo Claude-Bernard, padre de la medicina experimental: “Puedo explicar cómo funciona el páncreas, el hígado o los riñones, pero desconozco el principio integrador que coordina el funcionamiento de todos los órganos”.

Los que tenemos una concepción vitalista del hombre entendemos que la ENERGÍA VITAL es la responsable última de que el organismo funcione en armonía, que cuando se desequilibra el organismo enferma, y que cuando abandona el organismo, el individuo fallece.

Y estamos hablando sólo de energía, no de alma o espíritu, conceptos ambos que ya implican una visión transcendente de la persona, válidos o nó según el tipo de creencias de cada individuo.

Hablamos de energía, que en definitiva es la que constituye al final toda materia dinámica, es decir que la tienen todos los seres vivos, tanto los animales como las plantas; de ahí que también se pueda emplear la homeopatía para tratar animales y plantas cuando están enfermos.

 

¿CÓMO ENFOCA LA HOMEOPATÍA EL TRATAMIENTO DE UN PACIENTE?

La visión de la medicina tradicional es una visión organicista de la enfermedad: al individuo se le escinde en órganos de los que se encarga un especialista en concreto que estudia muy en profundidad el padecimiento de cada órgano y le aplica un tratamiento para ese órgano en concreto.

Pero esa visión de la medicina, hace que nos olvidemos del individuo que sufre, o como máximo le derivemos al psiquiatra para que trate su cuadro psíquico. Así nos encontramos con un individuo pluritratado, con medicamentos que interaccionan entre sí, y que van acumulando efectos secundarios, con lo cual cada vez se va haciendo más difícil abordarlo.

Y el individuo sigue sufriendo, pero ya se ha hecho “todo lo posible por él” aunque se haya convertido en incurable.

El enfoque homeopático es mucho más moderno, ya que desde el primer momento plantea un tratamiento en conjunto de la persona, atendiendo tanto a sus padecimientos físicos como mentales, y se administra un remedio UNICO, que trata tanto los síntomas físicos como mentales, indudablemente priorizando lo que es más digno de tratar en cada momento, o sea, lo que más está comprometiendo la vida del paciente.

No rechazamos un estudio del paciente por especialistas. Es importante de cara al pronóstico del paciente el saber si el trastorno que presenta es de tipo funcional, o ya hay un lesión establecida, en cuyo caso incluso habría que plantearse si es preciso recurrir a la cirugía; pero no estamos de acuerdo en tratar al paciente como si fuera un conjunto de órganos que se pueden tratar por separado.

 

¿ QUÉ PUEDE HACER LA HOMEOPATÍA EN LOS TRANSPLANTES?:

Es un tema muy delicado, porque cuando se llega a una situación en la que se requiere un transplante es porque ya hay un fracaso orgánico irreversible, e incompatible en muchos casos con la vida.

Entendemos que la primera misión del médico es la de curar, pero si no puede curar debe paliar, y en último caso, cuando ya no hay ningún remedio, consolar.

Los transplantes estarían dentro del segundo supuesto: no son una curación, de hecho todos sabemos que un transplantado tiene que seguir de por vida un tratamiento con inmunosupresores para evitar el rechazo, que en un momento dado el órgano transplantado puede dejar de funcionar y requerir un nuevo transplante..., con lo cual el individuo no está curado sino se ha hecho una paliación.

Llegado a ese punto se puede realizar un tratamiento de apoyo, ya que no podemos retirar los inmunosupresores, pero son casos complejos, con muchos fármacos que tienen que seguir tomando, y habría que analizar cada caso en concreto para ver qué ayuda se le puede prestar desde la Homeopatía.

 

¿ES NECESARIO SER MÉDICO PARA SER HOMEÓPATA?:

Indudablemente. El médico homeópata debe tener un conocimiento profundo del funcionamiento del organismo humano porque ya he comentado que tiene que saber qué se puede esperar del tratamiento, qué cosas son o nó reversibles, en qué momento es preciso un tratamiento quirúrgico, o si por ejemplo precisa un tratamiento sustitutivo por ejemplo insulina en caso de un fracaso pancreático, sin esperar que dicho órgano comience a funcionar por arte de magia.

Aunque nuestro enfoque terapéutico sea diferente al del médico clásico, nuestros conocimientos tienen que ser idénticos, e incluso nuestra perspicacia clínica tiene que ser incluso superior para poder objetivar datos que pasarían desapercibidos ante alguien que no fuera un buen observador, pero que para nosotros son cruciales a la hora de prescribir.

Pongamos por ejemplo el caso de un lactante con fiebre: tenemos que valorar horarios de aparición de esa fiebre, cambios en la coloración cutánea durante la misma, posibilidad de que haya zonas frías durante la fase de calor, si previamente el niño presenta escalofríos o nó, si suda o nó, y por donde suda, si quiere comer o rechaza el alimento, si quiere brazos o prefiere quedarse en su cuna, si está despierto o adormilado durante la fiebre, si se queja al tocarle en alguna zona, si tiene mal aliento o nó, si hubo algún desencadenante al que atribuir la aparición de la misma... esto aparte de una completa exploración clínica, y si fuera preciso radiológica, para buscar la localización de la patología, pero aún en el caso de que por ejemplo, encontráramos una amigdalitis pultácea como diagnóstico nosológico, todos los datos señalados anteriormente nos harían decantarnos hacia uno de los treinta y siete remedios que curan la amigdalitis pultácea, y sólo el que cubra con mayor semejanza el cuadro completo del niño, es el que lo va a curar. ¿QUÉ DECÍAN DE PLACEBOS?.

 

¿ LA HOMEOPATÍA ES UNA MEDICINA O UNA TERAPIA?:

La Homeopatía es una medicina, ya que no dispone sólo de un puñado de remedios para aplicarlos al enfermo, sino que.

1) Se sustenta en un cuerpo teórico, basado en un concepto de la enfermedad, y de la curación desde el punto de vista vitalista.

2) Tiene unos principios fundamentales en los que se basa, (Vix Medicatrix Naturae, Similia Similibus Curantur, Dosis mínima, Individualidad Morbosa, Individualidad Medicamentosa, Experimentación Pura, Dinamismo Vital y Miasmas Crónicos).

3) Establece que existe una relación forzosa entre lo que produce un medicamento y lo que es capaz de curar: Ley de Semejanza

4) Establece una Ley de Curación, que se cumple siempre que hay realmente una curación, fue enunciada por Hering, y que dice que “el orden de desaparición de los síntomas es siempre de arriba abajo, de dentro a fuera y en el orden inverso al de su aparición”.

5) Y por último tiene un arsenal terapéutico, experimentado en personas sanas, que continuamente se va incrementando por nuevas aportaciones, pero que no se queda antiguo, ya que las nuevas reexperimentaciones comprueban y reafirman lo que se experimentó hace dos siglos en algunos casos, con lo cual nos encontramos con un conocimiento acumulativo, como debe ser la verdadera ciencia.